Estrenamos sección. Alimentación sostenible (y saludable)

Nuestro planeta sufre. La población mundial crece a un paso acelerado: de los actuales 7.675 millones de personas se pasará a 9.100 millones en 2050, según datos de la FAO. Sin duda, el avance del progreso económico en los países emergentes está incrementando considerablemente la demanda mundial de alimentos y de dietas diversificadas. Está previsto que la producción alimentaria aumente en un 70 % en el mundo y un 100 % en los países en desarrollo.

Ante la limitación de los recursos, necesitamos empezar a cambiar nuestros hábitos alimentarios para contribuir a la seguridad alimentaria, para el crecimiento previsto de la población y que podamos asegurar el cuidado de nuestro planeta.

La agricultura tiene un impacto medioambiental más importante de lo que podemos llegar a creer. Como explica, el Dr. F. Xavier Medina, Director de la Cátedra UNESCO de Alimentación, Cultura y Desarrollo de la UOC“la producción, transformación y distribución alimentaria contribuyen a la contaminación, las emisiones de gases de efecto invernadero, la degradación de la tierra y la pérdida de biodiversidad en dimensiones que pueden ser hoy ampliamente mitigadas”.

De modo que, la alimentación saludable y sostenible, puede ser una de las mejores soluciones para nuestro planeta.

Entonces, ¿Qué es la alimentación saludable y sostenible?

Es un modelo de alimentación que tiene como objetivo el poder afrontar las inquietudes de salud y medioambientales asociadas a la producción y consumo de alimentos. Para ello, buscaremos promover la producción y consumos responsables, sin olvidarnos de garantizar la salud de las personas. Generar un impacto ambiental lo más reducido posible, luchando, entre todos, contra el cambio climático.

Este tipo de alimentación, alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, es responsable, sostenible y ética, tanto a nivel local como global con el entorno y con el resto de seres vivos del planeta.

La alimentación sostenible también tiene en cuenta la huella ambiental, es decir, la emisión de gases, el consumo de energía y el uso de recursos hídricos así como de la tierra durante todo el proceso de la cadena alimentaria. Además de priorizar alimentos poco procesados, locales y de temporada y potenciar actividades culinarias y gastronómicas.

Sostenibilidad en consumo alimentario

Como consumidores también podemos contribuir a una alimentación más sostenible. Desde She Shreds queremos contribuir y es por ello que estrenamos esta sección donde hablaremos sobre la alimentación sostenible, hablaremos sobre recetas, productos, etc.

¿Qué podemos hacer como consumidores para que nuestra alimentación sea más sostenible y saludable?

Cuando atañe a la comida, una pregunta destaca siempre: ¿qué es la alimentación saludable? La respuesta a esta, junto a una alianza hacia la sostenibilidad del medio ambiente, da estos puntos a tener en cuenta en una dieta sostenible:

  1. Comer menos carnes rojas y procesadas.
  2. Consumir más productos locales, de temporada y mínimamente procesados.
  3. Aumentar el consumo de leguminosas y de frutos secos como fuente de proteína vegetal.
  4. Incrementar el consumo de frutas y hortalizas.
  5. Tomar más cereales y alimentos ricos en almidón.
  6. Mantener el consumo de lácteos.
  7. Planificar las comidas o aprovechar las sobras contribuye al cambio para evitar el despilfarro.

Por lo tanto, apostar por una alimentación saludable y sostenible es invertir en salud. Es importante promover una alimentación suficiente, completa, equilibrada, satisfactoria, segura, adaptada al comensal, al entorno, sostenible y asequible. Y en definitiva, trabajar para transformación global del sistema alimentario.

Fuente: Ciencias de la Salud UOC

Si te ha gustado el post, ayúdanos a seguir creciendo, puedes suscribirte por solo 3 € al mes y recibir los post en tu correo además de un regalo exclusivo, hacer una donación o simplemente comentar y compartir. 🧡

Next Post

Previous Post

Leave a Reply

© 2021

Theme by Anders Norén