Semillas de chía – sanas y riquísimas

by Daniela Zwerger / @aleinad_1984

Seguro que últimamente habéis escuchado hablar de las semillas de chía, pues están de moda, pero además están riquísimas y tienen muchos beneficios para nuestro organismo.

Estas diminutas semillas son fuente de proteínas, grasas saludables, fibras, minerales (muy buena fuente de calcio y hierro), vitaminas y antioxidantes.

La chía es rica en ácidos grasos, omega-3, pero además los aporta junto a ácidos grasos omega-6 en la proporción ideal para el organismo. También es una buena fuente de minerales como el calcio, el magnesio y el boro.

En ella encontramos, además, un alto contenido de fibra, lo que nos ayuda a mantenernos saciados y a regular el tránsito intestinal. Una ración de 30 gramos (unas dos cucharadas) puede contener hasta 12 gramos de fibra.

A diferencia de otras semillas, posee una gran cantidad de antioxidantes, que entre otras cosas previenen el enranciamiento de sus propias grasas.

Toma nota de las siguientes ventajas de las semillas de chía e incorpóralas en tu rutina alimenticia:

Protegen nuestro corazón
Los beneficios de las semillas de chía se deben al elevado contenido en omega-3, un ácido graso esencial que ayuda a regular la presión arterial y el colesterol en sangre (disminuye las lipoproteínas LDL y aumenta las HDL).
A ello contribuyen también su elevado contenido en fibra.

Regulan el transito intestinal
La alta concentración de mucílagos, un tipo de fibra soluble que crece en contacto con el agua, hace que las semillas de chía multipliquen por diez su tamaño en el tracto digestivo y que presionen las paredes intestinales.
De ese modo, estimulan el peristaltismo o movimiento de los intestinos y mejoran el estreñimiento. Esos mucílagos crean a su vez una red viscosa que hidrata y lubrica el tubo gastrointestinal, lo que facilita también la expulsión de las heces.

Ayudan en la perdida de peso
Dentro de los beneficios de las semillas de chía está el de ayudar en la pérdida de peso. Ello es debido a que llena el estómago y nos produce sensación de saciedad gracias a su gran capacidad de absorber líquidos. Y, como regula los niveles de azúcar en sangre, ayuda a evitar los antojos por los dulces.

Protección antioxidante
La chía posee una alta concentración de fenoles, unos antioxidantes que frenan hasta el 70% de la actividad de los radicales libres. Esto ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y a reparar los tejidos musculares.

Cuidan nuestros huesos
Con solo 30 gramos de chía obtenemos el 20% de la cantidad de calcio recomendada, un mineral indispensable para mantener la masa y estructura ósea. También aporta boro, que ayuda a metabolizar el calcio.

Ayudan en la diabetes
La chía es un buen complemento en la alimentación de diabéticos, de nuevo por la gran cantidad de fibra que contiene. Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre en general, pues la fibra captura parte de esos azúcares y los libera lentamente, lo que evita que haya picos de glucosa e insulina en sangre.
Es recomendable incorporar las semillas en compotas de fruta, en púdines de fruta o en cocidos de legumbres y cereales.



Aparte de todas estos beneficios que nos aporta, la chía es muy polivalente, se puede consumir cruda, remojada e incluso se puede sembrar en casa y consumir el germinado de chía.
Yo la uso para ensaladas, desayunos, postres, granola y lo que se me ocurra 😉

A continuación os dejo una receta riquísima de pudding de chía!



PUDIN DE CHIA CON PERAS

Ingredientes:

– 4 cucharadas de semillas de chía molidas o enteras
– 250ml de leche de almendras sin azúcar (ó la bebida vegetal que mas te guste)
– 2 cucharadas de copos de avena
– 2 peras medianas
– 1 cucharada de canela en polvo
– 2 cucharadas de pasas
– Copos de coco seco y hojitas verdes para decorar

Preparación:

Mezclar las semillas de chía con la bebida de almendras, la canela y los copos de avena. Deja reposar toda la noche si usas las semillas de chía enteras. Si usas las molidas con 30 minutos es suficiente. También puedes ponerlas enteras y triturar con la batidora esta mezcla antes de reposar.

Lava y trocea las peras a dados medianos. A mi me gustan con la piel, pero si no puedes quitarla.

Sirve el pudin en vasos y reparte un poco mas de canela, la pera troceada, los copos de coco y las pasas. Decóralo con unas hojitas verdes.

Nota: puedes saltear las peras con aceite de coco para calentarlas y hacerlas un poco mas sabrosas. También puedes endulzar esta preparación con un dátil por persona y tritúralo al principio con el resto de los ingredientes.

Next Post

Previous Post

Leave a Reply

© 2021

Theme by Anders Norén